Seguridad Vial

Cómo se hace un control de drogas

Cerca del 20% de conductores consumen sustancias ilegales antes de sentarse al volante; si ningún conductor se drogase, se podrían evitar 480 muertes al año.

Control de consumo de drogas

La política desde el Ministerio del Interior y la Dirección General de Tráfico es de Tolerancia Cero con los conductores que consuman drogas y se pongan al volante, con el objetivo de reducir el número de accidentes de tráfico provocados por este motivo.El procedimiento
Un control de drogas es un proceso muy sencillo para el conductor, que será informado por parte del agente de la Guardia Civil de la obligatoriedad de someterse a esta prueba.Se le entrega un dispositivo (una varilla que termina en una lengüeta de tejido absorbente) que tendrá que impregnar de saliva. Si diera positivo, se tomara una segunda muestra de confirmación o evidencial, que se enviará, debidamente custodiada, a un laboratorio toxicológico, para determinar las sustancias y la cantidad que el conductor había consumido.
Además, los agentes, que han recibido la formación necesaria para reconocer los efectos del consumo de narcóticos (sudoración, temblores,
locuacidad…), realizarán una observación de los signos externos del conductor, de acuerdo con un cuestionario previamente establecidoLas distintas fases de un control de drogas son:

  • PRUEBA DE SALIVA: Generalmente, primero se realiza una prueba de alcoholemia. A continuación, se toma una muestra de saliva con unos dispositivos especiales. A esta toma se le llama “indiciaria” y su objetivo es detectar la presencia o no de sustancias ilegales.
  • POSITIVO: Si el test da positivo en algún tipo de sustancia, se toma una segunda muestra de saliva. En este caso (al igual que ocurre en la prueba de alcoholemia), el conductor no podrá volver a ponerse al volante de su coche. Si lo desea, puede esperar y someterse a otra prueba pasado un tiempo.
  • SÍNTOMAS: Los agentes, siguiendo un cuestionario previamente establecido, realizan una observación de los signos externos que presenta el conductor: nerviosismo, sudoración, euforia, habla dificultosa, temblores…
  • MUESTRA PARA LABORATORIO: La segunda muestra se envía al laboratorio toxicológico, con cadena de custodia, para garantizar que durante el transporte no sufre ninguna manipulación. Allí, se realiza la prueba ‘evidencial’, es decir, se confirman la sustancia o sustancias ingeridas y su cantidad.
  • MUESTRA DE SANGRE: Si el conductor lo desea, puede solicitar que se le haga un análisis de sangre como prueba de contraste. Este se realizará por personal sanitario en un centro hospitalario o de salud. Si el resultado es positivo, es el solicitante el que deberá pagar los gastos.
  • EXPEDIENTE: Los resultados del laboratorio toxicológico se unen al informe del agente de la Guardia Civil, y se inicia el correspondiente expediente, bien en vía administrativa, bien en vía judicial

Lo que dice la Ley de Seguridad Vial
CONTROL POSITIVO
El artículo 65 tipifica como infracción muy grave la conducción tras el consumo de estupefacientes, psicotrópicos y cualquier otra sustancia ilegalde efectos análogos.

  • Si el conductor da positivo en el control la sanción es administrativa: multa de 1000 euros y pérdida de 6 puntos del permiso de conducir.

SE NIEGA A HACER LA PRUEBA
El artículo 383 del Código Penal, establece que el conductor que se niegue a someterse a los controles de alcohol y drogas, será castigado con penas de prisión de 6 meses a 1 año, y privación del derecho a conducir entre 1 y 4 años.