10 consejos para limpiar el coche correctamente

Valoración:

Limpiar el coche es fácil ¿sabes como hacerlo?

Los coches están expuestos todo el tiempo a diversos factores ambientales, comenzando por el aire, el sol, pasando por la lluvia, barro, la suciedad de las aves, personas que se apoyan en el y dejan las marcas de sus manos… todas estas acciones se van acumulando y dejando su rastro de suciedad.

¿Quieres que tu coche luzca mejor que nunca? No hace falta recurrir a costosos lavados ni a productos de limpieza televisivos. Simplemente siguiendo estos consejos vas a conseguir tener tu carro como nunca lo pensaste. ¡Atrévete con estos trucos! Leer más en: http://www.innatia.com/s/c-trucos-para-limpiar/a-los-mejores-trucos-para-limpiar-tu-coche-9741.html

 

Lavar un coche es fácil, las cosas como son. Sin embargo, limpiarlo bien de manera que reduzcamos al máximo las posibilidades de cometer algún fallo es mas difícil. Es por ello que queremos resumir de una manera sencilla estos diez consejos para limpiar el coche perfectamente y que, además de limpio, evitemos encontrarnos con sorpresas indeseadas.

 

1. Lava tu coche a mano. Siempre es recomendable lavar a mano tu coche, con esponja y jabón adecuados, antes que utilizar os lavaderos automáticos. En la mayoría de túneles de lavado automático se acaba rayando la pintura (solo tenéis que tocar las laminas que componen los rodillos para comprobarlo: son de plástico duro, por eso entenderéis que dejen esas antiestéticas rayas en el barniz). Los coches que pasan a menudo por el lavado automático, además de rayados por los rodillos, tienen un brillo más pobre.

2. Limpia por partes.  Sé metódico. Sigue este orden: ruedas, pintura, interior del coche y cristales; de otra forma, seguramente tendrás que lavar más de dos veces alguna parte. Limpiar primero las ruedas antes de mojar el resto del coche evitará que queden gotas de agua en ellas. Los cristales, déjalos para lo último, no vaya a ser que los manches mientras limpias el interior.

3. Neumáticos y llantas. Para limpiar las llantas y los neumáticos del coche tenemos que utilizar un potente quitagrasas ideal para elementos metálicos como motores, para desengrasar cubiertas y en general, para cualquier superficie que contenga algo de grasa y aceite. Tenemos que tener claro que limpiaremos las ruedas de una en una, es decir, nada de pulverizar el producto y dejar actuar mientras limpiamos la otra. Llenaremos un cubo de agua y añadiremos el producto seleccionado para la limpieza según las instrucciones del fabricante. Comenzaremos por la parte interior, dejaremos actuar el producto quitagrasa y frotaremos con un cepillo específico para llantas.

Cuando terminemos con la parte interior continuaremos con la parte frontal. Es importante aclarar cada pieza después de frotar para que no queden residuos abrasivos que puedan estropear nuestros neumáticos y llantas. Después, con una esponja aplicaremos una capa de cera y abrillantador para los neumáticos.
5. Carrocería: mejor de arriba a abajo.  Utilizaremos agua tibia, no caliente, ya que podría dañar la pintura y un limpiador de lavavajillas o producto específico para coches que encontraremos en las gasolineras o grandes almacenes.
Empezaremos de arriba a abajo ya que de esta manera evitaremos que la suciedad que se desprende de la parte superior, se deposite sobre zonas que ya hemos lavado.
Quita rápidamente los excrementos de aves y restos de insectos.Tanto los excrementos de aves como los restos de insectos que se nos adhieren a la carrocería son corrosivos, pueden dejar marcas que no desaparecerán. Por eso es recomendable lavar el coche después de un viaje largo o cuando veamos que un pájaro ha hecho sus necesidades encima de nuestro coche.

5. Alfombrillas. Lo primero que tenemos que hacer a la hora de limpiar las alfombrillas es sacarlas al exterior y sacudirlas enérgicamente para sacar todo el barro y polvo que pude haber en su interior.

Acto seguido, llenamos un cubo con un litro de agua tibia, un chorro de lavavajillas y media taza de vinagre blanco. Ahora tenemos dos opciones, mojar un cepillo y frotar la superficie o, con ayuda de un dosificador, pulverizar la superficie con la mezcla y dejar actuar durante 15 o 30 minutos dependiendo de la suciedad acumulada.
Después, con ayuda de una manguera aclararemos a presión las alfombrillas. De esta manera nos aseguramos de acabar con cualquier resto de jabón y de que las partículas de polvo incrustadas salen con la fuerza del agua. Después, deja las alfombrillas que se sequen al aire el mayor tiempo posible para evitar que salga moho.

6. Salpicadero. Muy sencillo, basta con preparar una solución casera AAA  con agua, un chorro de amoniaco y alcohol de limpiar (también sirve jabón) para que quede impecable. Sin embargo, no debemos de olvidarnos de partes fundamentales, como el volante, donde se acumulan los gérmenes.

Humedeceremos una bayeta de microfibras con la solución AAA que hemos preparado y repasaremos todo el salpicadero para quitar el polvo y las manchas. Comenzaremos por la parte más cercana a la luna delantera y después limpiaremos de arriba a abajo. No nos podemos olvidar de vaciar el cenicero y podemos utilizar alguno de los trucos para eliminar el olor a tabaco.
7. Tapicería. Lo primero es vaciar el coche de toda basura,  objetos que puedan entorpecer nuestra tarea ó  migas de comida. Después de tener el coche listo para su limpieza, pasamos la aspiradora por el interior. Para una mejor organización es mejor comenzar desde la parte trasera hacia adelante. Una vez terminada la tarea de aspirar, quitaremos las alfombrillas y prepararemos el producto a utilizar para limpiar las tapicerías de los asientos.
Por último solo queda quitar las manchas de la tapicería. Lo ideal es aplicar la disolución anterior con un pulverizador y frotar utilizando dos cepillos: uno para la tapicería y otro para la moqueta. El producto se da por toda la tapicería, aunque no esté manchada, para evitar que se queden cercos marcados allí dónde frotamos la mancha.

 

8. Cristales y parabrisas. Limpiar el parabrisas es muy fácil, sólo hay que aplicar un producto especial para los cristales y pasar un paño limpio, o bien pasar una gamuza mojada con agua. También podemos usar la disolución anterior AAA.

La suciedad en los faros puede reducir su eficacia hasta en un 10%, por eso recomendable pasar de vez en cuando un trapo húmedo. En caso de que estén manchados de alquitrán, podemos limpiarlos con un poco de aceite de linaza.

9. Lavar el coche regularmente. No solo por el tema estético, si pasa mucho tiempo entre lavado y lavado dejamos que se acumule la porquería  nos supondrá más esfuerzo lavar el coche, cuando se tiene la costumbre de lavar el coche todas las semanas conviertes el hábito en algo mecánico y se hace mucho más rápido.

10. La importancia del secado. Un acabado excelente después de lavar el coche pasa por secarlo bien. Existen balletas, mopas, gamuzas, artilugios de silicona, etc. o incluso con una pistola de aire si tienes compresor. Si no secas bien el coche después de lavarlo aparecerán los restos de residuos contenidos en el agua y en el jabón empleados.

 

Es tu turno! Con estos consejos para limpiar tu coche, no habrá mancha que se te resista.

Seguro que nos hemos dejado más consejos a tener en cuenta para limpiar el coche de la mejor manera posible, nos ayudas con tus consejos o trucos? Lo puedes hacer en Facebook o Twitter

Comparte esta noticia....
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestEmail this to someonePrint this page